Enrique rey sol y Ricardo en la noche (o reflexiones en una tarde lluviosa de porro)




"Ha sido un proceso muy intenso, angustiante y doloroso pero también liberador. Les juro que cada palabra que están leyendo aquí nace de amor, purificación, fortaleza, aceptación y desprendimiento. Que escribir estas líneas es el acercamiento a mi paz interna, parte vital de mi evolución. Hoy acepto mi homosexualidad como un regalo que me da la vida. ¡Me siento bendecido de ser quien soy!-"
Ricky Martin.


Recuerdo cuando tenía catorce años y mi primo que ya había terminado el polimodal me preguntó una noche si al otro día quería acompañarlo a microcentro porque iba a ir a buscar a un amigo y quería qué lo conociera. Me pareció extraño y a la vez me alegré mucho, debido a que hacía un año atrás, mi primo era un chico reservado, triste, y con muy pocos amigos.

Fuimos a la tarde del día siguiente y llegamos al Burger King de Corrientes y Florida. Al frente hay un gran edificio que pertenecía hace unos años a Telefónica y allí nos quedamos esperando, porque su amigo trabajaba como telemarketer en el vidriado edificio.

Estaba distraída, de espaldas a la calle hablando con mi primo y un amigo de él que encontramos allí cuando de golpe un chico se avalanzó hacia nosotros y le comió la boca a mi primo abruptamente.

Me abré quedado sorprendida ya qué Matías, el telemarketer y recién sabido novio de mi primo pregunto al instante riéndose: -¿¡Qué no le habías dicho todavía!?

¡Me puse muy contenta por él! Y nunca se lo dije pero también muy agradecida de que me dejara conocer su realidad a mí antes que a el resto de la familia.



Prendí la tele hace un rato, y debido al reciente oligopolio tinellista, solo pude ver la pelea entre uno, que ni sé el nombre y el fucking rey de los chocolates. ¡Maldito cable que se corta en un día de lluvia!

No tardó mucho en enterarse mi tía y mi abuela de la condición de mi primo.

Recuerdo que a mi tía le había agarrado un "patatus" que la tuvieron que llebar a la guardia. Y mi abuela, asustada de ver a mi tía que se desvanecía, le preguntaba como loca: "-¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa?" "-¡Pasa que tu nieto es puto!" Y así se enteró mi abuela.

Desde ahí la familia re revolucionó.

Y en las constantes guerras qué habían en mi casa, la cual pronto dejaría, se comenzó a revelar otra realidad:

"-Vos no sabés lo que es encontrar a tu marido cogiendo con un puto".

Al principio lo tiraba así, como pantallasos de los cuales cuando se le repreguntaba, mi madre esquivaba inteligentemente. Hasta qué al final terminó gritándolo, y supongo qué también, asumiéndolo.

"-¡Qué tu papá era puto! ¡Eso digo!".

Y yo, qué en esos momentos tendría unos quince años, buscaba en el sótano cosas de él, supongo qué quería saber qué cosas le gustaban, ya que se murió cuando tenía siete años. Y encontré muchísimos libros de sexología de los ochenta, remarcados en los capítulos donde trataban los temas de las desviaciones y la homofilia (como era considerada al parecer en esos tiempos).

Comencé a recordar el odio de mi papá al hablar de los curas, y las iglesias, y lo tortuoso de los colegios católicos para hombres, ubicados en San Isidro dónde el había sido enviado de pequeño.

Comencé a compararlo con el terror que me hacía sentir mi abuela cuando era chica y me quedaba a dormir en su casa y me hablaba del infierno y las cosas que no se deben hacer.
Comencé a sentir el terror qué él seguro había sentido y porqué mintió toda su vida.

Volví a ver la tele, y me dió pena Ricardo Fort.

4 comentarios:

Mel Blanc dijo...

Qué historia la de tu viejo; tremenda. Siempre pienso sobre cuántas personas en la historia de la humanidad se habrán tenido que bancar las imposiciones sociales, que en tiempos pretéritos eran bien duras, como sabés. Suerte que tu primo no haya tenido que sufrir lo mismo.
PD: pensar que si tu viejo y tu vieja se tuvieran que conocer hoy, tal vez vos no nacerías nunca, jaja. Besos!

Nann dijo...

Es real! O tal vez no, Mel. El que sea gay no significa que sea un ser no reproductor. Y el querìa tener una hija =)

Mel Blanc dijo...

Gracias por haber tomado bien la última observación que formulé. Luego, tenía miedo de que te molestara. Pero también pensé que lo mío tampoco debía ser muy original que se diga, y que ya lo habrías pensado hasta el hartazgo con anterioridad. Gracias por compartir esta historia tan especial. Besos!

Federico dijo...

mon dieu!!! que recuerdoss!
sabes que cuando empece a leer la historia pense q hablabas de la vez que fuimos con nati al burguer tb, que me encontre con gaby para que me enseñe matematicas
te acordas? hay fotos de ese dia que horror!! menos mal que evolucionamos

lo del tio digamos que "no lo sabia" sabes que una vez la bolaw me dijo "tendrian que haberte dado las inyecciones como hicieron con leo, lastima que no te agarraron de chico" yo me quede O.O plinplin

y sabias del tio pedro tb no? q vivia en ft lauderdale, vos lo llegaste a conocer?

no recordaba el patatus de mi vieja, si me acuerdo de que no me hablo por una semana maso, y dps vino y se sento al lado mio (yo estaba con la compu) y me dijo algo como "te vas a morir de sida"
y "quiero que vayas a un psicologo, no para curarte, sino para que te enseñe y que no se aprovechen de vos los señores grandes"
y claro dps la entendi, pasa que ella viajo a miami en los 80, y vio al tio pedro viviendo con un chico que podia ser su hijo, los putos muriendose por las calles... en fin

igual con el tiempo todo mejoro, aunque sigue siendo medio tabu con la bolaw.

que lastima el tio leo, la otra vez encontre un libro en la biblioteca, "las mujeres perfectas" (es el libro de la pelicula esa de nicole kidman, la viste?) y adentro habia un boleto de tren de hace como 25 años de cuando el viajaba a guillon a ver a tu vieja. me dio una cosita!