Error o resurrección

Supongo, qué fue un error desobedecer el final ya escrito. Lo tenía en mis manos. Lo cambié por idiota. No pude haberme llevado por mi senti-miento.
Si ese avión despega y no estás con él lo lamentarás. Tal vez no ahora, tal vez no más tarde, pero si alguna vez y para toda la vida.
Quedé barada en la depresión africana. Quedé barada y me escapé.
El gusto de la soledad es riquísimo. El gusto del manejarlo todo y de solo tener un amor: uno mismo.
Jamás podré amar ya. No lo necesito. Me parece estúpido.
A veces extraño el amor real. Pero nunca extraño la confusión.
¡Qué estúpida fuí! ¡Solo ahora me doy cuenta cuanto valía...!
Pero es real, no me arrepiento de no conocer el Empire State.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces Buenos Aires se transforma en París, en Marruecos y en New York al mismo tiempo.

Quiza solo se trate de ser genuinos con nosotros mismos aunque duela.

Te deseo mucha suerte.

Muy lindo tu blog =)

Nan dijo...

Qué estupidés el anonimato

trombone com vara dijo...

que belo blog !!!!!
teu gosto musical é perfeito !
parabéns!

Mel Blanc "El Tata" (y su amigo el señor Picho) dijo...

No tenemos la misma onda, pero somos dos incomprendidos totales. Voy a leerte algo.